Cadáveres que valen millones

Cada vez que veo como el gobierno gasta millones de euros en la búsqueda de un cuerpo porque a un niñato malcriado le apetece marear al personal me pongo de uñas, no porque no desee que aparezca esa chiquilla, si la familia lo necesita entiendo que anhelen el hallazgo del cadáver, pero no puedo dejar de pensar ¿por qué por ella sí y por otros no?

No me refiero solo a las víctimas de los homicidios o los desaparecidos que en el presente reciben una mínima atención mediática y son archivados por la policía a la primera de cambio, qué también.

cunetaMi indignación parte de los muertos que siguen en las cunetas a causa de la represión franquista, cadáveres amontonados cuya ubicación, en muchos casos, es de sobra conocida por los habitantes de una determinada comarca, no habría ni que buscar, solo preguntar antes de que fallezcan los testigos.

Hay miles de personas que, sin saber nada acerca del funesto destino de su familiar desaparecido, tienen que aguantar como ciertos indeseables, los mismos que en muchos casos tienen por pasatiempo ir a gritar “¡hijo de puta, di la verdad!” a la puerta del juzgado cuando entra Miguel Carcaño, dicen que “qué más les da a los familiares de los represaliados dónde estén si ya saben que están muertos”. Hay mujeres que aún esperan tener noticias de su hermano, con la esperanza de que haya conseguido huir y reconstruir su vida, hay hombres que aún anhelan saber que fue de su prima, huérfanos que nunca tuvieron la certeza de que lo eran, y pasean sobre tumbas sin saberlo. Para el gobierno del estado, como para muchos desalmados, esa incertidumbre no vale nada.

Marta del Castillo es el ejemplo de que hay muertos que valen más que otros, no importa cuántos recursos públicos se inviertan con tal de que aparezca, estando ya sus verdugos condenados, al mismo tiempo, miles de inocentes se pudren en fosas comunes y los descendientes de los culpables mueven los hilos del país desde sus despachos, encumbrados con nuestros inconscientes votos. ¿Qué reciben esas familias que no tienen dónde ir a llorar? algo de apoyo de las asociaciones de memoria, una deficiente ley para su recuperación y la hostilidad de los que no quieren que salga nada a la luz.

El argumento de “si ya saben que están muertos” no solo es de una insensibilidad manifiesta, sino que delata una hipocresía descomunal cuando luego se trata de defender el derecho de otra familia a conocer el paradero de su niña.

Amnistía Internacional, una organización de sobrada y probada credibilidad, metió el dedo en la llaga con su informe El tiempo pasa, la impunidad permanece,  este versa sobre como en España se sigue negando a las víctimas el derecho a la verdad y la justicia, poniendo todos los obstáculos posibles para que este fin no sea alcanzado nunca, y todo esto mientras se ponen a disposición de la familia de Marta todos los recursos necesarios  para que ese cadáver aparezca, una y otra vez. Por eso, hay muertos que valen más que otros, o, simplemente, que interesan más.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cadáveres que valen millones

  1. Maria Prieto Garcia dijo:

    • raquelayn dijo:

      Exactamente, que pique él, pero que también se le ofrezcan a todo el mundo que tiene la desgracia de contar con un desaparecido en su entorno las mismas posibilidades de resarcimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s